Consejos tontos para un cicloturista que empieza

Hay cosas que se nos olvida comentar a la gente que empieza porque cuando llevas cierto tiempo montando en bici te parecen tan evidentes que no caes en que a uno que empieza no se le ocurrirían en la vida. Por ejemplo, la primera de la lista que tenéis aquí debajo. Así que este post va dedicado a todos los que aún no saben que el culotte se lleva sin ropa interior… ¿Alguna cosilla más que se os ocurra?

  1. El culotte (pantalón de ciclista) se lleva sin ropa interior: No es broma, es que de verdad se lleva sin ropa interior. El motivo es simple: a no ser que lleves ropa interior tipo pantalón (y aún en esos casos), la ropa interior tiende a hacer arrugas que se clavan en las zonas pudendas con resultados bastante dolorosos. Aunque no hagan arrugas, el punto donde la ropa interior toca con el borde del sillín tiende a hacer rozaduras dolorosas. Por ello, señoras, usen un salvaslip en el culotte, caballeros, laven ustedes su culotte a la vez que se dan una ducha ;)
  2. Beber no da flato: BEBE TODO LO QUE PUEDAS. Cuando uno está empezando tiende a beber poco o a esperar a parar para beber. Hay incluso quién dice que beber durante el esfuerzo da flato. ¡Ni caso! El lema del ciclista es “bebe antes de tener sed y come antes de tener hambre”. Si esperas, ya será demasiado tarde. Nuestro ritmo, por si os sirve de orientación, es aproximadamente de un bidón la hora de ruta. Habitualmente beberás menos si hace frio (menos sudoración), pero algo más si hace calor. Es importante pegar un buen trago cada pocos minutos al bidón para que los tendones, músculos y organismo en general estén bien hidratados. Es la mejor forma de prevenir pájaras, tendinitis y demás consecuencias terribles de la deshidratación. Atención especial cuando llueve, ¡que se tiende a beber mucho menos! Por ello es conveniente que siempre que podáis os pongáis dos portabidones en el cuadro.
  3. Y come antes de tener hambre: Igual. No hay que atiborrarse, sino comer de poco en poco. Una fruta o unas galletas por cada 20 kilómetros o cada hora en la carretera, lo que llegue antes. Puedes leer más sobre este tema en este otro post.
  4. Estira antes de empezar. El ciclismo no es un deporte donde haya muchos movimientos inesperados que puedan provocar lesiones, así que si no estiras tampoco pondrás en peligro tu cuerpo serrano. Sin embargo tenemos comprobado que estirar cuadriceps, gemelos, brazos y cuello antes de empezar ayuda a quitar el agorratamiento de primera hora de la mañana y hace de ese primer rato de pedaleo un momento mucho más agradable del día ciclista.
  5. Lleva una luz roja de las que se atornillan en el transportín para cuando llueve. Aunque no uses un sistema de iluminación muy sofisticado para tu bici sería muy acertado que te llevaras al menos una luz roja de las que se enganchan en el trasnportín para cuando hay una fina llovizna y te pilla en la carretera. Aunque tú no la veas mucho a los conductores les llamará mucho la atención. El detalle de que la luz sea de las de transportín es importante. Las del sillín seguramente quedará tapada con las cosas que lleves sobre el transportín (tienda de campaña, mochila y similar. Las de la ropa ondulan mucho con el viento y pueden tener mala orientación, o caerse; y las del casco van tan arriba que los conductores no identifican al ciclista con un vehiculo.
  6. Lleva el antibichos a mano. Tábanos, mosquitos enanos y no tan enanos con instintos asesinos… Un antibichos con spray en la bolsa de alante es siempre una buena idea. Aparte del antibichos tampoco está de más llevar a mano crema del sol, jabón sin aclarado, una navaja y una cámara de repuesto y los desmontables para cuando pinches. Así no tendrás que sacar todo de la alforja cada dos por tres.
  7. No hagas caso a los ciclistas que no llevan alforjas. Llegas a una bifurcación y estás mirando el mapa. De pronto ves en lontananza un ciclista con una MTB y piensas: ¡Albricias! Mi solución…. Noooooo! CRASO ERROR! Nunca, repito NUNCA, hay que hacer caso de un ciclista que no está acostumbrado a circular con peso. Si te dicen que el camino está en perfecto estado, multiplica su perfecto estado por 1.5, divide por 7 y súmale 2, vamos ¡¡ni caso!! Fiate solo de las pistas de tierra que salgan en el mapa de carreteras, todo lo demás puede ser un infierno. Yo todavía recuerdo alguno al que me hubiera gustado estampar un bidón de agua en la cabeza. Por otra parte, cuidado también con los ciclistas de carretera. Están acostumbrados a velocidades y esfuerzos muy diferentes de los que puedas hacer y en lo que para ellos es una subidita de nada tu puedes dejarte los riñones y una parte del hígado.
  8. Y mucho menos caso a los conductores. Los que van en coche te dirán que quedan 2 kilómetros cuando quedan 7 (cinco kilómetros como dice la canción no son nada); que la carretera es muy mala porque es muy pequeña y tiene muchas curvas (perfecta para la bici), y que no hay cuestas cuando en realidad es un rompepiernas que dejaría baladado hasa a Induráin… NO TE FIES. Si te dicen que la carretera es muy mala casi seguro que para la bici será bastante buena.
  9. Las mejores carreteras son las más pequeñas. Sobre esto de que la carretera insisto un poco más. Una carretera no solo es placentera por el paisaje que la rodea. También es fundamental que tenga poco tráfico y que vaya por una zona tranquila. La carretera más bonita del mundo si tiene mucho tráfico se os hará interminable. Por eso, nuestro criterio fundamental a la hora de elegir una u otra es justamente el tamaño, y en segundo lugar, que vaya subrayada de verde. Algunos otras cosas a tener en cuenta cuando mires un mapa:
  • Zona con curvas: significa que hay cuestas arriba.
  • Rios: Si cruzas un río en perpendicular tendrás que bajar hasta llegar a él y luego subir. Si sigues justo al lado de un río, aunque subas lo harás lentamente. Igualmente, si bajas, no lo harás de golpe.
  • Para llegar hasta un pantano hay que subir, luego habitualmente irás a media ladera, con subebajas constantes.
  • Carreteras cercanas a polígonos industriales suelen indicar muchos camiones, entradas y salidas repentinas y andenes sucios y en mal estado.

 

Fuente: www.rodadas.net

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Dónde Estamos

LA POSADA DEL INFANTE

C/ Raimundo Ramírez, 6

La Puebla de los Infantes

 

(Sevilla)

Disfruta de un entorno especial de la Sierra Norte de Sevilla a tan solo 45 min de Córdoba y 50 min de Sevilla.