PESCAR CARPAS A FONDO

Muchos artículos hay en este mundillo de la pesca que nos hablan de las técnicas del carpfishing y del feeder y sus sofisticados equipos, que nos desvelan los trucos infalibles para pescar carpas gigantes, para pescar en invierno, para pescar en… ¿Y si lo que pretendemos es sólo pasar una grata jornada iniciándonos en la pesca de la carpa sin el agobio de batir ningún récord, ni necesidad de florituras técnicas, y sin tener que desplegar un inmenso aparataje?

 

Un gran número de pescadores en aguas continentales, incluido quien esto suscribe, se han iniciado en el este apasionado mundo tras animarse a pescar carpas a fondo. Luego, con el tiempo, vamos rechazando esta modalidad, quizás por considerarla, erróneamente, poco técnica. Hace de esto aproximadamente 20 años. No tenía idea siquiera del cebo que debía utilizar para pescar estos ciprínidos. ¡Hace tanto tiempo de ello! –añadir a la anterior frase un halo de nostalgia y melancolía y entenderéis lo que siento al recordar tan añorado tiempo pretérito, cuando todo este mundo era nuevo para mí y cualquier avance, y no digamos captura, la disfrutaba con una intensidad y emotividad sin parangón–. Y debido en parte a que el paso de los años ha hecho mella en mí, y en mi cerebro–ya de por sí poco lúcido–, no sé dónde pude comprar una especie de “pasta roja” que mezclándola con agua se convertía en una masilla tan poco consistente que, en cuanto tocaba el agua, si es que no se desprendía antes en el lance, se deshacía sin llegar a tocar el fondo.

 

Al cabo del tiempo descubrí que esa “pasta” era engodo y que se empleaba para atraer a los peces al lugar donde querías pescarlo. ¡Cuánto lo he utilizado hasta ahora pescando al coup con caña fija y enchufable, a boloñesa, a inglesa y a fondo! Ese día fui a pescar al Pantano de Alarcón (Cuenca) por primera vez en mi vida y descubrí, para mi sorpresa debido a mi ignorancia supina que… ¡a las carpas les gustaba el maíz! Y a día de hoy sigue siendo así, hasta tal punto que, sin duda alguna, es el cebo más barato y versátil para pescar carpas a fondo. Así que, tanto a principiantes neófitos que nunca o pocas veces han pescado, como a pescadores que huyen del profesionalismo, pero que disfrutan con la pesca, me voy a atrever –ya sabéis que la ignorancia es extremadamente osada– a daros una serie de pautas básicas para poder tener una buena jornada pescando este agradecido ciprínido:

 

1. Cebo

Por su consistencia al clavarlo en el anzuelo sin que se caiga, su comodidad, su fácil almacenamiento, porque resulta irresistible a estos peces y por ser barato: maíz dulce. No os compliquéis la vida cociendo patata, poniendo garbanzo, o magro de cerdo, o cualquier cebo que hayáis oído… Comprad un botecito en el súper o la tienda del barrio de maíz y ya está.Y sobre el engodo, en cualquier tienda de pesca podéis encontrar de muchas clases: preguntad por uno específico para carpa y comprad del más barato, que seguro funciona.

 

2. Cañas de pesca

Para pescar carpas a fondo haceroscon un par de cañas de pesca porque, como sabréis, amigos lectores, en la mayoría de escenarios donde vayáis a tentar a la carpa se permiten dos cañas en acción de pesca, que no sean muy caras –el ahorro va a ser tónica general en mis artículos–, con potencia suficiente para lanzar un cebador cargado de engodo y que, a la vez, tenga la suficiente sensibilidad como para notar las potentes embestidas de nuestra querida rival, a la vez que amiga. Os podría aconsejar la caña Carpfishing Virux Strike, la cual reúne todas las características y virtudes señaladas, es decir, potencia, sensibilidad y, por supuesto, buena relación calidad-precio. Yo me decantaría por cañas de 3,6 metros, ya que al ser de dos tramos todo lo que acortemos las mismas será una ayuda a la hora de su transporte.

 

3. Carrete de pesca

Apostaría por un carrete de pesca normal que pueda alojar sobre los 240 metros de línea del 0,30 ó 180 metros de 0,35. Líneas más gruesas no son necesarias, ya que lo que vamos a pescar no son carpas descomunales, aunque si picara alguna de éstas (pongamos sobre los 10 kilos), a pantano abierto, y con el freno bien regulado, no tendríamos que tener problemas en hacernos con el “miura”. Otra cosa sería en ríos o zonas con obstáculos y vegetación… Eso sí, aunque no es necesario, os aconsejaría un carrete tipo “baitrunner” (son carretes con doble freno, uno en posición de pesca, regulado para que salga línea con facilidad ante la picada y posterior acometida del pez; y otro, que saltará en cuanto giréis la manivela y que hay que ajustar para la lucha con el ciprínido). Sin necesidad de ningún dispendio económico, un buen carrete de pesca de este tipo puede ser el carrete Baitfeeder V1 bf Virux.

 

4. Aparejos

Si no tenéis práctica en empatar un anzuelo, no os preocupéis, comprad unos anzuelos ya montados del número 8 al 10 para hacer los bajos, procurando que el hilo de pesca sea del 0,22 al 0,25 como mucho, y haceros con un pequeño surtido de cebadores de muelle –a mí me gustan los lastrados o plomeados, que son los más fáciles de utilizar

 

5. Pinchos

Preparad unos pinchos fuertes para hincarlos al terreno y colocar en ellos verticalmente la caña, y si queréis echaros una plácida siesta mientras los peces se animan a picar, haceros con los típicos “cascabelitos” de pinza o conseguid algún tipo de alarma electrónica que os avise de la picada, las cuales abundan de muchos tipos en el mercado.

 

6. Técnica

Olvidad lanzar el cebo con un simple plomo sin controlar lugar y distancia. Montad el cebador a la línea principal y utilizad, tanto como para hacer de tope al mismo, como para poner el bajo, un esmerillón –un consejo: para pescadores noveles recomiendo bajos muy cortos (no más de 15 centímetros) para evitar enredos inoportunos–. Buscad un punto en el horizonte y tomadlo como referencia para lanzar siempre al mismo sitio y con similar potencia de lance. Poco a poco iréis haciendo un cebadero con el engodo si lográis afinar la puntería y colocar vuestro cebo en el mismo lugar.

 

No os preocupéis si no lo conseguís las primeras veces porque esto se logra a base de práctica, pero aún así siempre será mejor que lanzar “a boleo” y llenar todo el fondo de engodo desperdigando así a las carpas. De todas formas, como es difícil explicar todo, no dudéis en preguntar, tanto a mí, a través de este blog, como a cualquier amigo pescador que os encontréis. Yo me he hartado de preguntar y es la mejor forma que he tenido de aprender lo poco que sé. Ya sabéis que, como dijo Caballero Bonald: “El que no tiene dudas es lo más parecido a un imbécil”.

 

Fuente: http://www.cotodepezca.com

Escribir comentario

Comentarios: 0

Dónde Estamos

LA POSADA DEL INFANTE

C/ Raimundo Ramírez, 6

La Puebla de los Infantes

 

(Sevilla)

Disfruta de un entorno especial de la Sierra Norte de Sevilla a tan solo 45 min de Córdoba y 50 min de Sevilla.