Consejos para fotografiar la Berrea

El celo del ciervo es conocido como la berrea, etapa en la cual los machos compiten por las hembras e intentan imponer su jerarquía mediante una serie de comportamientos ostentosos. Bramidos, carreras e incluso combates, constituyen los principales conductas de los machos, también llamados venados. Este espectacular proceder de los ciervos resulta muy llamativo para todos los amantes de la vida salvaje, en especial para los fotógrafos, quienes desean fervientemente inmortalizar estas fastuosas escenas en su cámara.

 

Aunque en este periodo concreto de la vida del ungulado, los machos se comportan de manera menos reservada y por tanto, se encuentran más visibles, os paso aquí una serie de recomendaciones para que los que queráis fotografiar al ciervo en pleno celo, podáis hacerlo con una mayor efectividad.

 

En primer lugar, nos tenemos que preocupar por el lugar concreto en cuestión desde el que fotografiaremos a estos imponentes animales. Evidentemente un aguardo o “hide” será indispensable. Los ciervos suelen tener querencia a berrear en los mismos lugares. Ese es precisamente uno de los consejos habituales de los entendidos en la materia, bien guardas de fincas cinegéticas o bien naturalistas, pero no os aconsejo que os fiéis de tal sugerencia. Salvo que tengáis la suerte de poder permitiros emplear muchas jornadas intentándolo, los ciervos no son tan fieles a una zona concreta como se dice, aunque cierto es, suelen repetir su presencia, pero esta puede ser fugaz, por lo que hará bajar la rentabilidad de nuestra sesión. Se hace imprescindible pues cebar a los ciervos con comida. Eso hará que las hembras busquen puntualmente la comida y que los machos las sigan. En muchas fincas privadas esto ya se hace, y en otros lugares o bien se puede solicitar permiso o bien encargar esta tarea a alguien del lugar.

 

Hay que tener en cuenta que desde nuestro escondite solo tendremos a tiro a los ciervos que estén en frente de nosotros, y que de nada servirá que estén a nuestras espaldas o escorados a un lado, y estos detalles suelen escaparse al entendimiento de guardas y naturalistas. Insisto, es muy conveniente cebar unos días antes de dar comienzo el celo y seguir haciéndolo en los días que fotografiemos.

 

Una vez dominados estos factores, conviene saber ahora que momentos del día son los ideales. Primeras horas de la mañana y últimas de la tarde es cuando los venados suelen berrear. Para entrar al hide en la sesión de la tarde, poco problema encontraremos si accedemos poco después del mediodía, ya que lo normal es que los venados no estén por allí a esas horas y no les asustemos. Sin embargo en la sesión de la mañana esto puede representar un problema serio, ya que muy probablemente los ciervos estén enfrente de nuestro hide y nos oigan o huelan. Importante en este caso que nos lleve alguien en coche y que nos cubra nuestra entrada al escondite. Seguramente pocos minutos después de irse el vehículo, los ciervos volverán.

 

A disfrutar.

 

Fuente: www.documentalesnaturaleza.com

Escribir comentario

Comentarios: 0

Dónde Estamos

LA POSADA DEL INFANTE

C/ Raimundo Ramírez, 6

La Puebla de los Infantes

 

(Sevilla)

Disfruta de un entorno especial de la Sierra Norte de Sevilla a tan solo 45 min de Córdoba y 50 min de Sevilla.